The afterward

      No hay comentarios en The afterward

Título: The Afterward

Autora: E. K. Johnston

Editorial: Dutton Books

Páginas: 352

Sinopsis: Ha pasado un año desde que la misteriosa Piedra Divina curase al rey de Cadrium y diese comienzo a lo que prometía ser una nueva Edad Dorada. Las heroínas que trajeron la gema a la ciudad tienen un lugar en las historias y en las canciones, pero para dos de ellas, la paz y la prosperidad no les han facilitado la vida precisamente.

Opinión: Para mí, mi conexión más potente con la fantasía fue la saga de Crónicas de Belgarath y Crónicas de Mallorea de David Eddings. Buenos, malos, comentarios sarcásticos, una misión, magia que se basa en la voluntad y que tiene límites claros pero, al mismo tiempo, puedes superarlos si es necesario. Y, sobre todo lo demás, personajes entrañables que se relacionaban de una forma maravillosa, donde el amor, el cariño y las amistades surgen y crecen. Vale, os preguntaréis a qué viene esto. Este libro está dedicado a David Eddings y su premisa es precisamente la misma que lleva de las Crónicas de Belgarath a las de Mallorea y posteriormente a las precuelas: «¿Y después qué?». Eso sí, con una actualización grande en términos de género y de tratamiento de los personajes femeninos, como esperaría que hubiera ido evolucionando David Eddings de seguir vivo, todo sea dicho.

En un mundo donde las órdenes de caballería tienen mucha presencia femenina, donde han acabado con la amenaza que suponía un antiguo dios y su resurgir debido a la envidia de una antigua caballera, todo debería ir bien. Pero la más joven de las heroínas que acompañaron a la gran caballera en su Aventura está descubriendo que la fama y el boato de la corte, así como sus esponsales para pagar sus deudas de estudio, no son como ella pensaba. Mientras, la joven ladronzuela que se unió en el último momento a la aventura se ha dado cuenta de que la fama no es precisamente lo mejor para ser una ladrona profesional, a pesar de la libertad que ahora tiene de elegir los encargos. Pero la joya que dio la fuerza a las heroínas para acabar con el malvado Dios Antiguo todavía no está tranquila. Y así, veremos los recuerdos de las dos heroínas en su periplo hacia la salvación de su rey enfermo y cómo el presente todavía tiene algo que decir sobre deseos, deber y amor.

Los personajes de esta novela autoconclusiva (de la que quiero que la autora haga saga previa, saga posterior, saga intermedia y no sé, cualquier cosa que se le ocurra) son perfectos reflejos de lo que se esperaba de protagonistas en las aventuras de Eddings, con un amor por sus características y por lo que les hacía especiales que se nota en cada conversación, en cada escena y en cada actualización sobre lo que Eddings no hablaba. Ya sea LGBT, ya sea simplemente cosas que él dejaba con cortinilla de estrellas y aquí se muestran porque también forman parte del crecimiento de los personajes. Todo sirve para espolear la nostalgia de los amantes de Eddings y, al mismo tiempo, para actualizar ese estilo de fantasía que ojalá nunca hubiera pasado de moda. Desde la reina, madre y heroína capaz de romper cabezas con la misma tranquilidad que se preocupa por el bienestar anímico de la más pequeña del grupo, hasta el mago que sabe más que nadie y que tiene que enfrentarse con la academia porque hay secretos que no deben intentar conocerse, todos tienen su momento de brillar en la aventura y en el presente.

Un detalle asombroso es cómo actualiza sin problemas la idea de que la fantasía ES comentario social, metiendo sin pudor las deudas de estudio que obligan, sin obligar, a tomar ciertas decisiones a las caballeros (y cómo aunque lo hace igualitario, no deja de sonreír porque los hombres heredan y por tanto tienen una ventaja obvia frente a las mujeres, ah, esa crítica a los privilegios que ni siquiera consideramos porque son culturales). Cada detalle de la novela ES un comentario político sobre la actualidad, e incide sobre la trama, pero nunca se olvida de que los personajes son los que lo sufren y los que tienen que llevar el peso, en sus relaciones con los demás y con la sociedad en la que están. Es esperanzador, no desde el primer momento, sino cómo construye soluciones y cómo busca lo mejor para todos sin olvidarse del motor de los personajes: su honor, su amor y su bondad.

Es una novela autoconclusiva que, si tuvisteis la suerte de leer a Eddings y no cegaros con sus arcoiris y con su visión optimista del destino, sino que os enamorasteis de sus personajes y de su conflicto sencillo entre el Bien y el Mal, su decisión consciente de que el Bien es elegido y no Elegido, amareis con todo vuestro corazón. Porque pocas novelas encuentro que me calienten el corazón dándome la nostalgia y al mismo tiempo actualizándola como comentario.

Impresión general

Puntuaciones

Trama: 8

Fantasía: 9

Amor: 10

Estilo: 9

Personajes: 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.