Balada de pájaros cantores y serpientes

Esta Hacedora por fin pudo cerrar la historia de Panem con la perspectiva que faltaba del Capitolio, pero tuvo que hacerlo rodeada de canciones, de pájaros y de serpientes

Título: Balada de pájaros cantores y serpientes
Título original: The Balad of Singbirds and Snakes
Precuela de Los Juegos del Hambre
Autora: Suzanne Collins
Traductores: Pilar Ramírez Tello y Manuel De Los Reyes García Campos
Editorial: RBA (Molino)
ISBN: 9788427220287
Sinopsis: La ambición será su motor.
La rivalidad, su motivación.
Pero alcanzar el poder tiene un precio.
Es la mañana de la cosecha que dará comienzo a los décimos Juegos del Hambre. En el Capitolio, Coriolanus Snow, de dieciocho años, se prepara para una oportunidad única: alcanzar la gloria como mentor de los Juegos. La casa de los Snow, antes tan influyente, atraviesa tiempos difíciles, y su destino depende de que Coriolanus consiga superar a sus compañeros en ingenio, estrategia y encanto como mentor del tributo que le sea adjudicado.
Todo está en su contra. Lo han humillado al asignarle a la tributo del Distrito 12. Ahora, sus destinos están irremediablemente unidos…

Opinión: Hace ya mucho tiempo desde que aparecieron por primera Los Juegos del Hambre (como este blog, más o menos; sí que ha llovido). Después, llegaron las películas, pero, aun así, también hace bastante de eso. Por eso, la llegada de este libro me desconcertó al principio. La historia de Panem se me había enfriado demasiado y lo comencé sin recordar mucho, y sin esperar demasiado. Sé que desde que los leí se me quedó la espinita clavada de poder ver la historia desde el punto del vista del Capitolio, porque la trilogía estaba narrada en primera persona y solo veíamos lo que Katniss veía. Y es que yo tenía claro el potencial que tendría algo así al ser una perspectiva muy interesante que aportar. ¡Y es justamente lo que nos encontramos en «Balada de pájaros cantores y serpientes»! Así que, aunque haya pasado más de una década, por fin podemos disfrutar de ello (y también tendrá película, por si no lo sabíais).

En esta ocasión, la historia la veremos desde el punto de vista de un joven Snow, que estudia en la Academia del Capitolio. Pero, y esto es algo que me ha llamado la atención, no está en primera persona, sino en una tercera que parece primera. Es más, en ocasiones mi cabeza lo leía como si fuera primera… Por eso no entiendo muy bien por qué la autora eligió esa persona para narrar la historia. Podría ser perfectamente una primera, porque todo lo que ocurre es con él como protagonista, estando siempre presente en todas las acciones que suceden. ¿Sería porque no quería meterse demasiado dentro de su cabeza y quería distanciarse un poco? Porque no lo consigue. Puedes verlo en toda su plenitud y entender su personalidad y motivaciones. Siendo sincera, debo reconocer que me ha encantado; no el personaje en sí, porque, a ver, es Snow; pero sí su construcción y la forma tan coherente de ser. Por eso no me ha engañado en ningún momento. Se ha mantenido fiel a sí mismo, incluso cuando intentaba engañarse a sí mismo. Sublime.

Con un Coriolanus Snow (que menudo nombrecito, en serio) adolescente, podemos intuir que los Juegos son relativamente recientes. Es más, en el año en el que se desarrolla este libro, celebrando el décimo aniversario de los mismos, están empezando a querer experimentar para que la audiencia se involucre más en el espectáculo, pues actualmente son bastante cutres. Olvidaos de un gran escenario con trampas y modificaciones climáticas. En sus orígenes, los Juegos se celebraban en la Arena, en plan Coliseo romano total, con gradas incluidas (pero sin el público presente, lo de ser retransmitido se mantiene). Y ya. En esta edición incluyen el tema de los patrocinios y los mentores, que es lo que dará realmente juego para la historia, pues nuestro protagonista, será uno de esos mentores. ¿Su distrito? Por ironías de la vida, el 12.

Una de las cosas que debéis tener en cuenta es que este libro está plagado de guiños hacia la trilogía, a pesar de que se desarrolle muchos años antes. Pero tenía que ser así. Por eso soy de la opinión de que, a pesar de ser una precuela, el libro debe leerse después de conocer la trilogía original. Creo que se disfruta más viendo el odio que tiene hacia los sinsajos, la canción del árbol del ahorcado, el olor a rosas y otras cosas que os resultarán familiares cuando lo veáis (a pesar de tener la historia casi olvidada en detalles, estos salen a relucir sin dificultad). Ciertamente, leyéndolo de esta manera, tienes la visión de Snow influenciada por cómo lo conoces cuando es mayor, pero… Creo que el texto habla por sí solo y si te dejas engañar es que has pasado algo por alto en la lectura porque creo que todo es muy evidente. Y eso no es malo. Como he dicho antes, es coherente. Y eso es lo que hace de este libro una joya perfecta.

Y creo que voy a dejar aquí la reseña. Si queréis saber un poco más mis impresiones, en este hilo de Twitter fui narrando todo lo que se me ocurría conforme avanzaba en la lectura (sin spoilers). Quizá podría extenderme un poco más y hablar del resto de personajes, pero es que, en realidad, no importan. El único que merece la pena (como personaje, repito) es Snow. Y todo el libro, con los giros y demás, es perfecto. Quizá haya habido una única cosa que me ha resultado un poco cansina y repetitiva y es el tema de los pájaros y su odio hacia ellos. Creo que quedaba lo suficientemente claro como para que lo repitiera tanto. Pero imagino que era para remarcar el odio futuro hacia Katniss. No lo sé. Lo único que me ha provocado son ganas de volver a leerme los libros o de ver las películas. ¿Menciona en algún momento de su charla con Katniss a Lucy Gray?

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 10
Estilo: 10
Trama: 10
Ambientación: 10
Precuela: 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.