Hermanastra

      No hay comentarios en Hermanastra

Esta hacedora presenció una batalla entre el Destino y el Azar por ver quién conseguía triunfar sobre un corazón humano.

Título: Hermanastra
Título original: Stepsister
Autora: Jennifer Donnelly
Traductora: Pilar Ramírez Tello
Editorial: RBA (Molino)
ISBN: 9788427217690
Páginas: 384
Sinopsis: Isabelle no es la preciosa muchacha que ha enamorado al príncipe tras perder un zapato de cristal, sino la hermanastra fea que se ha cortado los dedos de los pies para lograr meterlos en el zapato de Cenicienta. Y ese zapato… se está llenando de sangre. Cuando el príncipe descubre el engaño, la rechaza y condena a su familia al desprecio del pueblo. Pero ella cree que se lo tiene merecido: quería ser como Cenicienta y solo ha conseguido ser mala y celosa. Ahora tiene la oportunidad de cambiar su destino y demostrar lo que las hermanastras feas siempre han sabido: ni siquiera un corazón roto basta para someter a una chica.
NO TE CONFORMES CON ROMPER EL CUENTO DE HADAS. HAZLO AÑICOS.

Opinión: Al principio tenía mis dudas sobre si a esta historia se la podía considerar un retelling o un fanfic. ¿Por qué? Pues porque el comienzo transcurre justo al final de la historia «original», donde el Príncipe está buscando a la dueña del zapato de cristal y aparece Ella con el otro par y se casan y fueron felices para siempre. Hermanastra comienza desde ahí, como una continuación, por eso mis dudas sobre que pudiera ser un fanfic, porque no hay una reescritura como tal del cuento original, sino una especie de What if? No obstante, conforme avanza la historia y vemos cosas del pasado de las tres hermanas (lo que sería la historia original), mis dudas al respecto se disolvieron y me decanté por catalogarlo como retelling. Dadle las gracias de eso a Tanaquill, la reina de las hadas (pero de las de verdad, de las oscuras, no de las de luz que se hacen llamar «madrinas»).

No obstante, antes de todo esto, tenemos un prólogo, donde conoceremos a las Parcas y al marqués del Azar. La incorporación de estos dos personajes (de la vieja y el marqués; las otras dos Parcas no son relevantes) es lo que marcará realmente la trama de esta historia: la lucha entre los dos para determinar cuál será el futuro de los seres humanos. Las Parcas dibujan la vida de las personas en mapas, trazándoles un camino a seguir (su destino), mientras que Azar se esfuerza en robar algunos de esos mapas para intentar liberar de ese destino a sus propietarios. Y, en esta ocasión, el mapa que intenta robar es el de Isabelle, la hermanastra fea de Cenicienta. Visto desde este punto de vista, este libro podría ser perfectamente el primero de una gran serie, donde los archienemigos se enfrentan para marcar su voluntad en los humanos y según qué mapa esté en juego podría dar comienzo a otro retelling. No sé si la autora lo habrá visualizado así, pero desde luego podría funcionar.

Así pues, la vieja y el marqués hacen una apuesta: ver quién de los dos tiene razón. ¿Podrá Isabelle cambiar por sí misma su propio destino? Las reglas del juego son sencillas: no pueden intervenir directamente, ni decirle lo que tiene que hacer (cosa que, sinceramente, creo que se lo pasan por el forro, en especial la vieja), pero pueden influenciarla. Por eso, ambos deciden mudarse cerca de donde vive y convertirse en sus vecinos. Pero Azar es un loco de la vida y es fiel a su naturaleza; le gusta la aventura y ver a dónde le llevará su suerte, por lo que muchas veces, por no seguir un mapa, llega tarde a los sitios o se pierde… lo cual hace que la Parca gane ventaja. Tampoco podría considerarse que son enemigos acérrimos, porque en ocasiones parecen viejos amigos que se ayudan, así que tienen una relación extraña. Por no mencionar el caos que envuelve en general a Azar y todas las descripciones estrafalarias y casuísticas que se producen siempre a su alrededor. A veces, este desconcierto me recordaba a Caraval, no tengo muy claro por qué, pero es la sensación de circo alocado que tenía en la cabeza. Por suerte, la novela tendrá una película, así que esas escenas tan caóticas se podrán ver mejor en pantalla.

Pero, sinceramente, creo que sin la aparición de Tanaquill, la reina de las hadas que mencionaba anteriormente, la historia de Isabelle no se hubiera modificado de ningún modo. Ella en realidad no quiere tener nada que ver con el juego de los otros dos, la reina solo se rige por una única cosa: el deseo del corazón humano, por lo que, digamos, no se alía con ningún bando, ni tiene particular interés en darle la razón a ninguno. Solo ayudará a Isabelle, si eso es lo que ella quiere de verdad. E Isabelle no es que se muestre muy colaborativa al principio. Pero, de alguna manera, consigue invocar al hada que le dice que, para cumplir el deseo de su corazón, primero deberá recomponerlo con los tres pedazos del mismo que ha perdido. Aunque, para poder hacer eso, primero deberá saber qué pedazos son esos, o, al menos, ser capaz de reconocerse a sí misma. Dicho lo cual, hay un cuento sobre «No hay lobo más peligroso que el enjaulado», que me gustaría citar por aquí para que veáis la metáfora que gira en torno a Isabelle y lo potente que es:

«Corred si lo veis. Tiene lengua de plata, pero sus dientes son afilados. Si os atrapa, os comerá vivas». La mayoría de las muchachas de la aldea hacen lo que se les dice, pero, de vez en cuando, hay una que no. Se mantiene firme, mira al lobo a los ojos y se enamora de él.
La gente la ve correr al bosque por la noche. La ve a la mañana siguiente, con hojas en el cabello y sangre en los labios. «Esto no está bien -dicen-. Una muchacha no debe amar a un lobo».
Así que deciden intervenir. Van detrás del lobo con fusiles y espadas. Lo persiguen por el bosque silvestre. Sin embargo, la chica está con él y los ve venir.
Los aldeanos alzan los fusiles y apuntan. La joven abre la boca para gritar y, al hacerlo, el lobo se le mete dentro. Se lo traga entero, con dientes, zarpas, pelo y todo. Y él se le enrosca en el corazón.
La gente del pueblo baja las armas y se va a casa. La muchacha suspira de alivio, ya que cree haber encontrado la solución. Cree que estará satisfecha con el recuerdo de los ojos dorados del lobo. Cree que al lobo le bastará un refugio caliente para ser feliz.
No obstante, la joven no tarda en percatarse de que ha cometido un terrible error, puesto que el lobo es una criatura salvaje, y las criaturas salvajes no se pueden enjaular. Quiere salir, pero la chica es oscura por dentro, y él no encuentra la salida.
Así que le aúlla en la sangre. Le desgarra los huesos. Y, como no funciona, acaba por comérsele el corazón.
Los aullidos y los bocados… vuelven loca a la joven. Intenta sacárselo de dentro cortándose la carne con una cuchilla. Intenta quemarlo acercándose una vela a la piel. Intenta matarlo de hambre negándose a comer hasta que no es más que un saco de huesos. En poco tiempo, ambos acaban bajo tierra.
Un lobo vive dentro de Isabelle. Intenta contenerlo con todas sus fuerzas, pero su hambre crece. Le rompe la columna y le devora el corazón. Corre a casa. Cierra la puerta. Echa el pestillo. No sirve de nada. Los lobos del bosque tienen dientes afilados y largas zarpas, pero es el lobo de tu interior el que acabará por destrozarte.

Puede que sin contexto no entendáis del todo la metáfora del cuento, pero me parece brutal. El lobo representa todos los deseos reprimidos de cada uno, esos deseos que no están bien vistos por la sociedad. En este caso, los deseos de Isabelle de hacer cosas que «solo los hombres pueden hacer»: montar a caballo, blandir una espada, escalar árboles… En lugar de comportarse como una señorita, vestirse elegantemente y acudir a bailes para cazar marido (recordemos que estamos en el siglo XVIII, aunque haya ocasiones en las que se emborrone y podamos creer que es otra época más reciente). Por eso, para contentar todas esas miradas desaprobadoras y los reproches de su madre, se guarda en su interior su verdadero yo, reprime sus deseos, y contenta a la gente con la ausencia del lobo. Así que, para cambiar su destino, lo que Isabelle tendrá que hacer es liberar al lobo de su prisión mostrándonos así un mensaje feminista de su empoderamiento.

Espero que este análisis no os haya estropeado la sorpresa de averiguarlo por vosotros mismos en la lectura. No lo considero spoiler, porque, quién sabe, quizá vosotros tengáis otra interpretación, pero yo consideraba importante decirlo para que veáis lo potente que es y los mensajes que trata la novela. No es una historia de fantasía juvenil más, tiene un giro y unas interpretaciones muy poderosas que eran dignas de mención. Por supuesto, aunque no haya hecho referencia alguna en esta reseña a eso, también hay una historia de amor (o varias) por medio, que hacen que la historia quede más completa.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 8
Amor: 7.5
Estilo: 7.5
Trama: 8.5
Mensaje: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.